Los estados de animo así como las actitudes pueden contagiarse, mientras mas expuestos a ellos mayor la similitud. Esto se debe a las neuronas espejo o cubelli, fundamentales para poder generar empatía, es decir, ponernos en la posición de los demás. Esta habilidad es positiva, siempre y cuando nos rodeemos de gente positiva y así evitar propagar fácilmente la negatividad de quienes nos rodean.

Negatividad crea más negatividad

Según un estudio realizado por al Universidad de Indiana las opiniones de los demás nos afectan e influye en nuestra vida cotidiana. Se ha comprobado que as opiniones negativas tienen mayor impacto y generan más cambio de actitud que las opiniones positivas.

Al hacer el estudio se descubrió que las opiniones negativas, influenciaban mucho más a los participantes hacia los productos, y al mismo tiempo al interactuar cara a cara era más probable que se fortaleciera estas actitudes negativas.

La tristeza una emoción similar a un virus

En la Universidad de Harvard varios psicólogos han estudiado el vinculo entre estados emocionales y modelos relacionales. No tomaron en cuenta las emociones compartidas o espontáneas que llegamos a compartir con otras personas, se centro en el impacto de los cambios emocionales que afectan los estados afectivos de quienes nos rodean.

Descubrieron que existe un “patrón de propagación”, al igual que los virus y que el contagio es mayor en tristeza que en felicidad. Cada amigo feliz aumenta nuestra felicidad un 11%, mientras que un amigo triste puede duplicar nuestra infelicidad.

Los psicólogos concluyen que las emociones negativas son como un virus, es decir, mientras mas amigos con el virus, mayores las posibilidades de infectarse, lo mismo sucede con la tristeza y desesperación.

Hostilidad y el mal humor también se contagian

El mal humor y la hostilidad se detectan rápidamente, y en cuanto es así nuestro cerebro cambia la forma de percibir el mundo. Nuestra interpretación de las interacciones es tosca, grosera, descortés y nos hace asumir una misma actitud que se contagia.

Psicólogos en la Universidad de Florida pidieron a varias personas reunirse con una persona elegida al azar. Se descubrió que quienes se expusieron a actitudes hostiles, eran mas propensos a ser hostiles con su próxima pareja. Esta actitud puede durar una semana completa.

También después se les pidió identificar palabras en una serie de letras confusas. Aquellos expuestos a una actitud hostil y maleducada, encontraban mas palabras relacionadas con emociones negativas. Se demuestra que las interacciones actúan como un filtro, mientras más nos exponemos a actitudes negativas, tendemos a analizar todo desde un punto de vista más negativo.

Busca rodearte de quienes logren tu mejor versión

Los estados de animo de quienes nos rodean terminan teniendo un gran impacto en nuestras propias emociones y actitudes. Por ello es de suma importancia tener cuidado al elegir quienes estarán cerca de nosotros, las personas que te rodean en tu círculo familiar, de trabajo, pareja, amistades, etc.

La exposición al mal humor y negatividad termina cobrando factura, por lo cual es vital rodearte de personas que logren tu mejor versión y a su par también nosotros convertirnos en esas personas que irradien energía positiva y ayuden a otros a lograr su mejor versión.

Al generar una conciencia de que existe un contagio emocional, podemos generar un equilibrio e incentivar a otros a ver un lado más positivo de la vida ante cualquier situación. Esta comprobado que las emociones positivas no son tan contagiosas como las negativas, pero cuando alguien pasa por un mal momento no hay mejor regalo que brindarle energía positiva.

Una de las mejores inversiones que puedes hacer en tu vida es el rodearte de gente positiva, que te inspire y a la par ser también esa persona para otros.

 

Share This